Obesidad y enfermedad del hígado graso no alcohólico en mujeres con SOP

Postado el 18/02/2021

Un estudio realizado por el grupo del INCT Hormona, de la Universidade Federal de Minas Gerais, investigó la asociación entre obesidad y prevalencia de la enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA), además de sus consecuencias (cirrosis hepática y hepatocarcinoma), en pacientes con Síndrome del Ovario Poliquístico (SOP), atendidas en el Ambulatorio de Hiperandrogenismo del Hospital das Clínicas de la UFMG.

Se planeó el estudio “Nonalcoholic fatty liver disease in women with polycystic ovary syndrome: associated factors and noninvasive fibrosis staging in a single Brazilian center” para investigar la prevalencia y los factores de riesgo asociados a la EHGNA en mujeres con SOP. La investigación también evaluó métodos no invasivos de detección de fibrosis en las pacientes que tuvieron los dos diagnósticos establecidos.

De acuerdo con la profesora e investigadora Dra. Ana Lúcia Cândido, participante del grupo, la presencia de fibrosis hepática es uno de los principales factores pronósticos, y su grado está asociado al riesgo de desarrollo de cirrosis y carcinoma hepatocelular. “Identificar pacientes con fibrosis más avanzada es esencial en el manejo de estas pacientes, y el estándar de oro para su diagnóstico es la biopsia hepática, pero es un método invasivo, con dificultades técnicas y alto costo”, comenta. “Por ello, se ha recurrido a métodos no invasivos, como las puntuaciones FIB-4 y NAFLD fibrosis score, que utilizan datos como conteo de plaquetas, dosificación de glucosa, enzimas hepáticas y albumina en la sangre, además de la edad y del índice de masa corporal”, explica. “Son métodos no invasivos, de bajo costo y útiles en la práctica clínica para descartar la presencia de fibrosis hepática avanzada en pacientes con enfermedad del hígado graso no alcohólico”, afirma la especialista.

De acuerdo con la investigadora, se realizó el estudio después de observarse una prevalencia de obesidad entre las pacientes atendidas en este ambulatorio (86,7%), aunque estuvieron en edad reproductiva y muchas veces hayan sido encaminadas debido a la infertilidad.

Según la Dra. Cândido, se realizó la investigación con 87 pacientes con SOP y otras 40 sin el síndrome (control), atendidas en el ambulatorio. Los datos recolectados mostraron que la EHGNA estaba presente en 77% de las pacientes y, en ellas, se observaron valores más altos de índice de masa corporal (IMC), circunferencia abdominal, triglicéridos, colesterol total, aminotransferasas y γ-glutamiltransferasas (GGT), además de evidencias de resistencia insulínica.

 “La resistencia insulínica detectada por el índice LAP (Producto de la Acumulación de Lípidos) se asoció con la EHGNA en este estudio, lo que refuerza todavía más la utilización de este índice por nuestro grupo”, explica la especialista. “Los métodos no invasivos evaluados (índice FIB-4, NAFLD fibrosis score y elastografía/TE- FibroScan), sugieren baja incidencia de fibrosis hepática avanzada en estas pacientes”, complementa.

El estudio llegó a la conclusión de que la obesidad central y los niveles de triglicéridos se identificaron como factores independientes asociados con esteatosis hepática. “Por lo tanto, se recomienda que se deben evaluar activamente pacientes con diagnóstico de SOP, patrón central de distribución de grasa y niveles elevados de triglicéridos en búsqueda de EHGNA”, reitera la investigadora. “Estos hallazgos, en especial los que sugieren baja incidencia de fibrosis hepática, refuerzan todavía más la necesidad de intervenir activamente en estas pacientes, y de modo precoz y preventivo, en la reeducación para la salud, soporte psicoterapéutico y adopción de medidas de estilo de vida saludable, en especial la pérdida de peso sostenida en la gran mayoría de ellas, asociada a actividad física aeróbica regular”, concluye.